La Importancia del Diseño Gráfico en una Estrategia de Marketing

Un aspecto muy importante dentro de la actividad publicitaria es el Diseño Gráfico. Definimos diseño, como una forma de comunicación visual cuya finalidad es la de estructurar mensajes publicitarios con objetivos comerciales claros y definidos, a través de la organización e integración de formas, texturas y colores que se traduzcan en comunicación significativa y relevante para su entorno, pero especialmente, para el público hacia el que va dirigida.

En el área de diseño gráfico, la información obtenida por vía de mercadotecnia, tanto estudios como investigación de mercado es procesada por el área creativa, toma forma y cobra vida al materializarse en un mensaje dimensional y perfectamente compatible con el grupo meta, es decir el target al que va dirigido.

En ésta área se crean piezas publicitarias destinadas a ser impresas en diversos medios entre los que destacan folletos, catálogos, manuales, instructivos, posters, anuncios espectaculares y para vía pública, materiales pop (punto de venta) stands, display’s, empaques y envases. En todas estas ejecuciones el diseño gráfico juega también un papel esencial en la creación de toda la estructura sobre la cual se construye una marca, la imagen corporativa o identidad visual.

Desde luego el diseño gráfico, es algo mucho más complejo que esto, más allá del manejo de las formas y colores, el diseñador conoce con profundidad a las personas, desde un punto de vista Psico-fisiológico para entender así, los procesos cognoscitivos, preceptúales y emocionales que operan en el receptor, mismos que harán la diferencia entre un mensaje técnicamente correcto y otro que penetra la mente del receptor y deja una huella indeleble, es por tanto innegable la importancia de la participación del diseño gráfico en el éxito al construir una marca.

El diseño es fundamental como herramienta de comunicación y marketing, tanto para su empresa como su marca. Invirtiendo en diseño su marca será percibida positivamente, traduciéndose en diferenciación frente a la competencia, dotándola de carácter, fidelizando a sus clientes y consiguiendo una óptima presentación compañía frente al mercado.